Saltar al contenido

Ciclo del nitrógeno

El nitrógeno es un elemento químico, en condiciones normales es considerado un gas diatómico, clasificándose en nitrógeno molecular y nitrógeno diatómico, este elemento ocupa el 78% del aire presente en la atmósfera, es un componente esencial para los aminoácidos y los ácidos nucleicos, los cuales son vitales para todos los seres vivientes.

El nitrógeno es uno de los nutrientes minerales que tienen mayor efecto sobre el crecimiento de las plantas, siendo uno de los elementos más productivos en los ecosistemas, sin embargo, este elemento solo puede ser asimilado por algunos organismos.

Se conoce como ciclo del nitrógeno a todos los procesos biológicos de los seres vivos, como plantas, microorganismos y animales, pero también de los procesos abióticos como el PH, la luz, características de los suelos, entre otros, en base a estos procesos ocurre el suministro del nitrógeno.

Por estas razones, el ciclo del nitrógeno es uno de los más importantes para que la biosfera terrestre se mantenga en equilibrio, además el nitrógeno es un elemento básico para todos los seres vivos, porque facilita la elaboración de ADN, aminoácidos y proteínas.

Para que pueda llevarse a cabo el ciclo del nitrógeno, este necesita ser absorbido por los seres vivos, por lo tanto el proceso se inicia gracias a la intervención de los vegetales y bacterias, los cuales cumplen la función de fijar el nitrógeno, incorporándolo al suelo para que pueda ser absorbido por plantas y animales, antes de que pase a su estado gaseoso nuevamente y regrese a la atmósfera.

Procesos que atraviesa el ciclo del nitrógeno

El ciclo del nitrógeno necesita pasar por distintos procesos biológicos, con la finalidad de que el nitrógeno pueda ser aprovechado y absorbido por los seres vivientes, te explicaremos todos los procesos que sigue el ciclo del nitrógeno, entre los que se incluyen, procesos químicos, biológicos y físicos.

Fijación Biológica

Este es el primer paso en el ciclo del nitrógeno, como ya se había explicado, los seres vivos no pueden absorber el nitrógeno en estado gaseoso, por esa razón debe transformarse en nitrógeno orgánico, este se obtiene por medio de la fijación biológica llevada a cabo por las bacterias simbióticas que viven en las plantas, estas son las encargadas de absorber el nitrógeno presente en el suelo.

El nitrógeno llega al suelo a través de las precipitaciones, por la energía que se desprende de los rayos durante las tormentas eléctricas.

Ingreso en la cadena alimentaria

El nitrógeno logra formar parte de la cadena alimenticia una vez que las plantas y animales lo absorben del suelo, una vez allí es absorbido por los animales herbívoros y cuando los carnívoros se alimentan de ellos, también pasan a formar parte del organismo de estos animales.

Amonificación

Es el proceso de conversión del nitrógeno a ion amonio, es decir, consiste en la transformación química del nitrógeno que fue consumido y absorbido por animales y plantas, apareciendo en los organismos de los mismos como grupos amino; cuando estos animales mueren son descompuestos por las bacterias presentes en el suelo, desprendiendo así nitrógeno amoniacal.

Nitrificación

Es el proceso de oxidación biológica que atraviesa el amonio por medio de microorganismos aerobios, que utilizan el oxígeno molecular como oxidante, por medio de este proceso y de su combinación con la amonificación, el nitrógeno amoniacal vuelve a formar parte del suelo, para ser aprovechado por las plantas en forma de nitrógeno nítrico.

Desnitrificación

Durante este proceso el nitrato se reduce a nitrógeno gaseoso, es realizado por bacterias heterótrofas, para poder absorber energía, devolviendo los nitratos a la atmósfera; pero este proceso también puede ocurrir cuando el nitrato es disuelto en el agua, llegando los ríos y los lagos.

Actividades humanas que afectan el ciclo del nitrógeno

Son muchas las actividades realizadas por los humanos que afectan directamente el ciclo del nitrógeno, como por ejemplo, el cultivo intensivo, las centrales térmicas, añadir fertilizantes en exceso al suelo, la tala de árboles, el derrame de combustible, entre otros.

Todas estas actividades perjudican el ciclo del nitrógeno, porque disminuyen los niveles del mismo en estado natural, produciendo así fuentes grandes de contaminación.